Inicio  

Blog

  • Bolas tailandesas o bolas anales

    Autor: 
    0 comentarios

    Las bolas tailandesas o las bolas anales, suelen comenzar con unas bolas pequeñas que van en aumento progresivamente o mantienen el tamaño.

    Se introducen lentamente en el ano con una gran cantidad de lubricante, para después ir retirándolas progresivamente de manera lenta. Al salir, se estimulan los músculos del esfínter, muchas personas encontrarán este movimiento agradable u otras simplemente les será irritable, aunque también hay las que no les resulta ni bueno ni malo.

    Desde El Patio de Atrás, os recomendamos introducirlas durante el juego sexual, para luego ir retirándolas en el momento del orgasmo, sin embargo, se pueden utilizar como uno desee, dado que, al extraerlas y tratar de sincronizar un orgasmo perfecto, se perdería la espontaneidad al juego sexual.

  • Copa menstrual. Ventajas o desventajas

    Autor: 
    0 comentarios

    Durante años, hemos tenido sólo 2 opciones para combatir la menstruación: las compresas o los tampones. Pero ahora ha surgido algo nuevo, la copa menstrual (también se le llama copa vaginal), una solución para la higiene íntima que es más amable con el cuerpo, apenas es dañino para el bolsillo del consumidor y para el medio ambiente.

    La copa menstrual está compuesta por látex o es de silicón de uso médico (este último es más recomendable en el caso de alergia al látex). Tiene una capacidad de unos 30 mililitros aproximadamente y, según el flujo de cada persona se aconseja vaciarlo cada 4 o 8 horas.

    En el caso de la copa, hay que doblarla e introducirla en la vagina para expandirse una vez que esté dentro, se adhiere a las paredes vaginales herméticamente y así retiene el flujo menstrual. Cosa que, en el caso de los tampones, estos se instalan cerca del cuello del útero, y lo que pasa con las compresas es que se adhieren a la ropa interior, ambos lo que hacen en absorber el sangrado, en cambio la copa una vez insertada lo que hace es retener el flujo menstrual para posteriormente desecharlo.

  • Bolas chinas

    Autor: 
    0 comentarios

    Hay muchos mitos y leyendas sobre las bolas chinas. Se venden en números sitios, argumentando de que la vibración producida por las bolas de su interior es una fuente de enorme placer. No es del todo real. Realmente son buenas para fortalecer el suelo pélvico y por tanto para mejorar nuestra vida sexual.

    Para empezar, desde El Patio de Atrás os comentaremos una curiosidad. ¿realmente, sabemos de dónde vienen las bolas chinas? En realidad, su origen no es chino, como su nombre indica, sino es japonés. Creadas por un emperador con muchas concubinas y poco tiempo para los juegos preliminares. Después fueron utilizadas por las geishas para fortalecer el suelo pélvico.

    A continuación, os damos los primeros pasos a tener en cuenta:

  • Lubricantes íntimos, son la clave

    Autor: 
    0 comentarios

     

    En los últimos tiempos, el uso de los lubricantes íntimos es tan habitual como el respirar mismo, o la utilización de los preservativos. Donde es casi imprescindible es en las parejas gay, pues una de sus muchas funciones es favorecer la dilatación.

    Muchas mujeres lo usan porque sienten dolor a la hora el coito, y el lubricante facilita y suaviza la penetración vaginal para el disfrute de ambos. Pero no solo las mujeres lo necesitan, los hombres en ciertos momentos también. Con la ausencia del líquido preseminal, requieren del gel para no hacerse daño a la hora del acto sexual.

  • Juguetes sexuales, y ¿porque no?

    Autor: 
    0 comentarios

    Esta entrada es para mostrar la importancia de los juguetes sexuales. Si en algún momento le preguntamos tanto a hombres como a mujeres sobre los juguetes sexuales, tan solo nos darán un par de beneficios. Pero en realidad hay un mundo de beneficios en ellos. Por eso en este post pondremos los que, a nosotros, El Patio de Atrás, nos parecen los más importantes.

    Lo primero que queremos que sepáis es que cuando os hablamos de juguetes sexuales, estamos hablando de una amplia gama y variedad, desde una pluma para hacer cosquillas o extender una crema de chocolate por todo el cuerpo, a aceite corporal con olor y sabor a fresas, hasta un juguete erótico (lo que todo el mundo llama vibrador).

    Y además de deciros que, si os hablamos de relaciones sexuales, no solo se entiende por el coito, sino por besos, caricias, lametones, palabras… es mucho más, es todo aquello que nos hace estremecer y nos pone la piel de gallina.